XV Motivos para un premio

 

La primera edición del Premio Nacional de Cultura Comunitaria  se realizó en el año 1999 con carácter anual, por el Consejo Nacional de Casas de Cultura y el Ministerio de Cultura, con el objetivo de reconocer en personas, grupos y comunidades la trayectoria destacada en el trabajo sociocultural y su contribución a la transformación de la calidad de vida, así como al desarrollo humano individual y colectivo.

 

Se reconoce la labor, en ocasiones anónima, de los que dedican prácticamente su vida al trabajo cultural comunitario en tres categorías: Personalidad, Institución/Agrupación y Proyecto Cultural Comunitario.

 

A partir del 2012, se comenzó a entregar el Premio cada dos años. En total han sido 102 los premiados en las diferentes categorías. 

 

En este 2016, celebramos la XV edición en la provincia Ciego de Ávila que nos abrió sus puertas para que el 20 de octubre se convirtiera en quince razones para celebrar un premio que el pueblo otorga a todos lo que contribuyen a su desarrollo espiritual, componente esencial del desarrollo humano, sostenible, integrado, potenciando la identidad cultural como escudo y defensa de la nación:

  • En Personalidad  fue un honor entregar el lauro al increíble Clinton Allen  Edword de Holguín. Tesoro  humano vivo que con sus 94 años todavía es un ejemplo de amor y sabiduría. Portador de la   cultura de origen anglófono en Cuba, con altísima incidencia en su entorno comunitario.Nacido en 1921 en Marcané, municipio Cueto, hijo de jamaicanos que inmigraron a Cuba como braceros en las plantaciones de caña. En 1989 fundó el grupo “Rescat” en la zona de Guaro, municipio Mayarí, para revitalizar la tradición de la cultura jamaiquina.  Sus saberes han servido como fuente de inspiración y enriquecimiento para estudiantes, trabajadores y para dar  continuidad a  esta tradición. En su trayectoria laboral recibió más de 12 medallas como trabajador de vanguardia en la construcción y como dirigente sindical. Aún sigue activo aportando a la cultura cubana.

 

  • En la categoría de Agrupación la entrega del Premio fue al grupo Portador Magino Arará, de Bahía Honda, Artemisa. con más de 50 años de fundado,  constituye un emblema de las tradiciones cubanas de origen africano. De gran impacto en el ámbito comunitario y nacional. La mayoría de sus fundadores fueron ex esclavos de origen Arará que en África formaban parte de una tribu llamada Magino. Emelina Clavel Gómez, su representante, nació el 28 de enero de 1935 y es portadora de las tradiciones que identifican al extremo oriental de la costa norte del municipio Bahía  Honda,   donde se establecieron otras etnias africanas con diferentes creencias religiosas.  Le  tocó dirigir el grupo después del fallecimiento de Sara, su primera promotora  y en honor a sus ancestros le cambió el nombre por el de “Magino Arará” e involucró en el mismo  a sus hijos, primos,  nietos y bisnietos, hasta colocarlo en el centro de la vida cultural de la comunidad y además garantizar su continuidad con la creación del grupo infantil  “Los Maginitos”, del cual también forman parte sus nietos y bisnietos. Esta mujer extraordinaria de más de 80 años de edad, ha transmitido el legado de sus padres en su comunidad donde es admirada y respetada por todo su aporte humano y cultural. Ha contribuido como informante a diferentes investigaciones en la reconstrucción de la historia ancestral de su pueblo por lo que también ha sido merecedora del  Premio Memoria Viva 2016, que otorga el Centro de Investigación Cultural Juan Marinello y el Consejo Nacional de Casas de Cultura.

  

  • En la categoría de Proyecto Sociocultural se otorgó el Premio a Maravillas de la Infancia. Surgido el 13 de agosto del 2001, se concentró en sus inicios en los barrios de Simpson y la Marina y hoy se extiende a todo el territorio de la provincia. Han estado trabajando de forma sistemática durante 15 años en la localidad donde radican. Los problemas detectados en el diagnóstico a la comunidad fueron hacinamiento, problemas constructivos en las viviendas, madres con falta de atención a sus hijos (as), alcoholismo, divorcios, desintegración familiar, pocas posibilidades de recreación en el área, dificultades con el agua, problemas de conducta con niños, adolescentes y jóvenes, malas relaciones entre los vecinos, entre otros.  Después de adquirir su sede en la Quinta Anita, han implementado el desarrollo local y dinamizan el espacio comunitario con la participación activa de la población circundante. Ha crecido la experiencia con talleres de diferentes manifestaciones artísticas y proporciona empleos a algunos integrantes de su grupo-gestor. La formación de valores a través de las manifestaciones artísticas ha estado en el centro de la labor de este proyecto. Ha contribuido  al mejoramiento de la calidad de vida de sus participantes a través del trabajo de la cultura como un proceso integrador.

 

 

Ciego de Ávila nos entregó lo más genuino de su cultura autóctona entre el glamuroso sabor de la piña colada, la originalidad de su artesanía  y los ritmos campesinos en su diversidad de géneros africanos y españoles:

 

  • Se disfrutó de la vitalidad de sus parrandas en Majagua con una excelente presentación de los bandos rojos y azul, con todo su colorido y fuerza vital del punto y la décima. Conmovió la participación de su relevo más tierno, en niños y niñas menores de 6 años que mostraron que la cultura garantiza la perdurabilidad de todo un pueblo.  Otras parrandas de Guayacán ornaron el encuentro que culminó con las acostumbradas tradiciones culinarias del macho asado, viandas, y bebidas locales, entre otros, que nos hicieron sentir casi mejor que en casa.

 

  • La historia de la provincia vista a través del Museo Provincial nos recordaron el papel importante que jugó esta zona central en  las luchas independentistas de Cuba, en la trocha  de Júcaro a Morón y las memorias de todos aquellos grandes cubanos caídos en el movimiento 26 de julio.

 

 

  • La Identidad del territorio, fruto de la transculturación y como un reflejo en escala menor de la identidad nacional, pudo apreciarse en el Museo de Artes Decorativas, en piezas que recrean desde los asentamientos indígenas, artefactos africanos, chinos, árabes y hasta la opulencia de la intervención norteamericana en Cuba.

 

  • Fue hermoso el recorrido por el casco central, donde pudimos apreciar como característica notoria la arquitectura ecléctica donde se mezclaron diferentes corrientes artísticas para completar ese ajiaco que constituye esta región extrema no por su enclave sino por los iconos identitarios que aglutina: gótico, colonial, art novó, entre otros.

 

 

  • La artesanía fue el disfrute de lo increíble donde predominan las influencias hispanas en el tejido, el bordado, la ebanistería, la propia carpintería, la pintura, el dibujo, la bisutería y donde nos sorprendió un proyecto sociocultural que integra a niños, adolescentes y jóvenes, algunos portadores de síndromes Down en una pasarela que exhibe las más auténticas creaciones de madres, tías y abuelas como alternativa novedosa, práctica y bella para resolver el ropero ocasional de los más jóvenes.

 

  • La Casa de Cultura José Inda Hernández nos mostró en apretada síntesis lo más genuino de la diversidad cultural del territorio. La fuerza y vitalidad de los Children Boys, sorprendió. Relevo de la Cinta Boys, grupo portador, emblemático en la provincia del patrimonio caribeño de origen anglófono. Esos niños y adolescentes nos confirmaron que nuestra cultura está salvada.  La agrupación Okay, portadora también de tradiciones africanas cerraron este espacio con una excelente presentación que dio muestras de su calidad y su condición de nominados a este premio.

 

 

  • Las expresiones circenses resaltaron un patrimonio vivo que se legitima en el territorio. Fueron niños los que nos mostraron la plasticidad de su talento, no solo en las arriesgadas actuaciones con artefactos y las habilidades alcanzadas, sino con la seriedad y desenfado que asumen esta manifestación artística que no es común apreciarla en el Movimiento de Artistas Aficionados, por el desempeño técnico. Es algo que amerita detenerse y estudiar porque en Ciego proliferan tantas agrupaciones circenses aficionadas con artistas tan jóvenes y con calidad competitiva que deriva en un festival anual que ya constituye una tradición desde hace unos años.

 

  • La Gala de premiaciones coronó esta suerte de venturas con la magistral presentación de la agrupación Morón Teatro, con un fragmento de la obra Cecilia Valdés, con la intervención de Dolores Santa Cruz, que traspasó los límites del escenario y desbordó las calles con una muestra en zancos y estatuas vivientes. Más de una lágrima hizo derramar al público la profundidad y elocuencia de expresión de los actores y el propio director. La Brigada XX Aniversario también aportó colorido y alegría en su representación de bailes campesinos criollos.

 

 

  • Fueron premiados todos los nominados que recibieron reconocimientos en los Centros Culturales como la Piña Colada, el Patio de la Egrem y Majagua, no solo por la Centro Provincial de Casas de Cultura, sino también por la Dirección Provincial de Cultura y otras instituciones del territorio.

 

  • Para todos fue un regalo  que la entrega de este premio se hiciera en una provincia tan rica en expresiones culturales y donde todas sus instituciones, Gobierno y Partido, trabajan de forma articulada, en verdadera comunión  en defensa del patrimonio cultural de la nación. Tómese como referente para el desarrollo armónico que necesita el país.

 

 

  • La edición XV del Premio de Cultura Comunitaria  2016, fue una muestra de que la continuidad histórica de nuestro país está más saludable que nunca y que el pueblo es consciente de la identidad que portamos y que defendemos con pasión en el día a día, legitimando los más auténticos valores de nuestra cubanía.

 

 

 

 

Por  Msc. Felipa Gálvez Henry.

Directora de Desarrollo del Consejo Nacional de Casas de Cultura (CNCC).

Deja tus comentarios

Post comment as a guest

0 / 900 Restricción de Carateres
El texto debe estar entre 10-900 caracteres
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

¨Los libros sirven  para cerrar las heridas que las armas abren¨
José Martí