Naturarte

 

Es una propuesta artística medioambiental y comunitaria ubicada en Santa Clara, ciudad cabecera de la provincia Villa Clara, que utiliza alternativas educativas para defender la naturaleza, a través de las manifestaciones del arte.

 

Su fundador-gestor, el artista de la plástica Ermes Ramiréz, ha logrado en este espacio que se  cultivan plantas,  se reproduzcan  animales y se  crean obras artísticas, con fines de auto sustento y desarrollo. Se trabaja también por la protección y rescate de especies endémicas en extinción. Con casi 15 años de trabajo sostenido, patios que antes eran vertederos, han sido reforestados; se ha incluido dentro del perímetro del proyecto un espacioso restaurante, muy visitado por quienes prefieren lugares tranquilos, íntimos  y acogedores.

 

Quienes visitan esta hectárea de extensión pueden disfrutar  visualmente de todas sus riquezas o llevarse en recuerdos fotográficos la  exclusividad y variedad de peces del acuario, la distinción de la colección de aves endémicas y exóticas con sus vistosos colores en los grandes aviarios, las aulas de enseñanza a cielo abierto para cursos de formación de oficios, o quizá las  mariposas, zunzunes, sinsontes y orquídeas florecidas.

 

El Proyecto Naturarte es autofinanciado a través de los distintos recursos legales de entidades e instituciones que permiten la comercialización controlada de las distintas manifestaciones artísticas, así como los productos que se generan por el amparo de la granja urbana, lográndose una armonía financiera entre las diferentes dimensiones del proyecto. En el contexto actual y a partir de la integración de artistas del Fondo Cubano de Bienes Culturales, de trabajadores por cuenta propia y contando con la colaboración de los diferentes organismos, el proyecto se ha convertido en un complejo proyecto de producción y prestación de servicios que vincula la naturaleza, el arte, la cultura y la comunidad con gran impacto social.

 

Desde las puertas diseñadas artísticamente a partir de chatarra, Naturarte invita a descubrir el apasionado mundo de las plantas, los animales y la creación humana. El diseño de los senderos, las esculturas como duendes-custodios con sus historias, los árboles frutales rescatados, las caprichosas formas de las  flores, las vasijas de barro, las labores de forja, las obras de carpintería, la cerámica policromada, las artes plásticas, los animales en reproducción y la peculiar sazón y presentación de los platos de su Restaurante.

 


<< Volver Atrás