María del Carmen Rumbaut Lindenmeyer.

 

En el contexto de una exquisita Gala Cultural por el Día del Instructor de Arte, efectuada en el Cine-Teatro Miramar, en La Habana, este 18 de febrero, se dedicó un momento emotivo a una de las especialistas del Consejo Nacional de Casas de Cultura  que solo se jubila, pues al decir de la presentadora… para tantos años de buen hacer, no puede haber despedidas; solo un alto en el camino para un breve descanso laborioso…

 

Se trata de nuestra querida María del Carmen Rumbaut, perteneciente a la estirpe de los comprometidos, los soñadores, los legítimos; defensora de la educación por el arte, con una visión estética que siempre apostó por explorar la relación entre lo local y lo universal desde una visión amplia y humana.

 

Los niños y niñas, son su pasión manifiesta y De Donde Crece la Palma es el proceso artístico cultural que le ratifico lo que ya tenía aprehendido: el valor del diálogo y la imaginación a partir del cubano mayor, José Martí. Apasionada del arte comunitario, nunca como agregado, siempre como complejo y diverso.

 

María del Carmen Rumbaut Lindenmeyer, licenciada en Historia del Arte, con 43 años de experiencia en la docencia, como metodóloga de Artes Plásticas, especialmente en el trabajo con niños y adolescentes en el Ministerio de Educación y el Ministerio de Cultura, ha integrado los Jurados de numerosos Concursos Nacionales e Internacionales, dirigido a diferentes grupos etáreos. Es autora de Programas de Estudios y Libros de textos; también ha publicado diversos artículos para Revistas  y es coautora de libros para niños y educadores.

 

Su historia profesional acumula muchas experiencias en Cuba y en el exterior; especialmente en la conformación de proyectos socioculturales; pero las mayores vivencias las ha vivido como coordinadora por más de 15 años del Concurso Nacional De Plástica Infantil De donde crece la Palma y los más de 10 años presidiendo el Jurado Nacional de uno de los más masivos certámenes infantiles, que tiene como colofón el Salón Nacional de cada año, en los que ha formado parte del Proceso de Curaduría.

 

Por todo ese quehacer pedagógico y artístico ha merecido la Distinción Rafael María de Mendive, otorgada por el Ministerio de Educación; la Distinción Rául Gómez García y el Premio Nacional Olga Alonso, ambos concedidos por el Ministerio de Cultura y de forma honorífica, es Miembro de la Brigada de Instructores de Arte José Martí.

 

Sin dudas, faltan muchas cuartillas para revelar a esta mujer incansable que siempre seguirá los caminos de los que solo saben educar.

 

Consejo Nacional de Casas de Cultura.

 

 


<< Volver Atrás

¨No debe empañarse la inteligencia con el olvido de la virtud¨
José Martí