Charangas de Bejucal

Nacieron de la más auténtica vena popular; en ocasión de la Misa del Gallo esperando la Navidad; desde el inicio estuvieron  identificadas por las procesiones festivas, los encuentros emulativos y las tradiciones músico-danzarias españolas y africanas. 

 

Las favorables condiciones materiales y espirituales logradas a inicios del siglo XIX cimentaron las primeras manifestaciones de las Charangas de Bejucal, que como fenómeno social y cultural es un distintivo en nuestra identidad. En los primeros años del Siglo XX, estos festejos se fueron perfilando, mostrándose hasta la actualidad con todos sus componentes. Sin lugar a dudas, el advenimiento del triunfo revolucionario, dio un vuelco en la vida cultural, y por ende al desarrollo de las charangas en una doble perspectiva: primero, como expresión de nuevos contenidos y nuevas formas, y segundo, con una renovadora concepción general de los festejos.

 

Es evidente que la tradición charanguera ha evolucionado  lentamente, de lo religioso a lo profano. Importa apreciar la herencia dramática, presente en estas fiestas, que se expresan en la representación sucesiva de sorpresas con las cuales se intenta conformar un argumento.  De esta forma, las carrozas, la música y los séquitos o comparsas, logran un conjunto armónico, siempre con nuevas motivaciones.

 

El desfile de la Charanga es toda una creación y recreación popular; con colores bien logrados,  los artesanos y constructores de cada una de las piezas charrangueras, junto a sus bailarines y bailarinas, reciben ovaciones y el premio del pueblo. Es en este momento cuando las Congas Azul y Roja, se unen para arrollar por las calles de Bejucal, sin reparar en la llegada del nuevo amanecer. Se destaca la velada artístico-cultural que se realiza como parte de estas fiestas tradicionales; momento en que los viejos charangueros entregan banderas y otros símbolos a los nuevos presidentes y demás miembros de los Comités de cada bando.

 

La Comisión Nacional de Patrimonio, decidió declarar Patrimonio Cultural de la Nación a las Charangas de Bejucal. 

 

 

 


<< Volver Atrás