Un recorrido de amor y esperanza. Los CAIM.


Comenzando por Guantánamo, luego Santiago de Cuba, Granma, Escambray y Artemisa, un Equipo de Metodólogos del Consejo Nacional de Casas de Cultura y de su Grupo Guijarro, acompañado del Jefe de Cultura y Recreación de la Dirección política del Ejercito Juvenil del Trabajo, EJT, recorrieron las respectivas sedes de los Conjuntos Artísticos de Montaña, pertenecientes al Plan Turquino.

 

Estas visitas evaluativas se desarrollaron durante el mes de octubre con un saldo positivo en los intercambios, y desde el punto de vista artístico, una superior manera de hacer y decir desde las artes. En cada estancia se disfrutó de un variado programa demostrativo del quehacer cultural y de su extensión a las comunidades, formando públicos, sembrando gustos y aficiones, y afianzando identidades.

 

Al decir de Patricia Tápanes, Coordinadora del Grupo Guijarro para la preservación audiovisual de la Cultura Popular Tradicional, los Conjuntos Artísticos Integrales de Montaña CAIM, son responsabilidad de todos; su misión es la misión de todas las organizaciones e instituciones culturales de nuestro país.

 

En sus palabras recordó que Fidel en palabras a los intelectuales expresó, … que lo primero que había que salvar era la cultura, la manera más noble de salvar nuestra revolución…; apoyarlos, acompañarlos nos toca a todos, en sinergia, sin sectarismos, por ello los CAIM no son únicamente de la EJT, ni de Cultura, son de Cuba.

 

A cerca del fructífero recorrido, describió: Guantánamo fue asombro; fue como empezar a subir una loma de la cual no tienes idea de cuánto cuesta alcanzar la cima; Santiago movió el piso, desde los afectos, desde la resistencia; en Granma sentimos miedo, ese miedo que te provoca el no saber si la vida nos dará tiempo para intentar estar a la altura de esta gente.

 

Escambray fue como la mezcla de la inocencia con los nuevos tiempos, la misma loma, los mismos sueños, pero mirando hacia adelante, hacia el futuro. Llegar a Artemisa y escuchar “yo soy el punto cubano” y un canto a los Orichas, fue como alcanzar la cima de la loma que empezamos a subir en Guantánamo y tocar la esperanza.

 

En fin, Estar con los Conjuntos, conocerlos, arriesgarnos con ellos,  fue como estar más cerca de la Revolución, que la rutina y los hombres que de a ratos alejan; fue como estar de vuelta en casa, con nuestra gente, esa gente a la que llamamos Patria.

Grupo de Comunicación y Promoción del CNCC.

 


<< Volver Atrás

La presencia de la cultura en el  desarrollo social viene dada por su influencia en el mejoramiento humano. Dr. Armando Hart Dávalos.