Educación y Cultura de Paz

 

Para lograr la Paz, como rasgo distintivo de la especie humana, tenemos la inteligencia para comprender y reflexionar sobre la realidad que nos rodea desde una perspectiva global, además de comunicarnos, asociarnos y utilizar la libertad para crear y construir una sociedad mejor; también es cierto que la inteligencia se puede utilizar para todo lo contrario, pero sería una inteligencia en contra del progreso de la misma humanidad. 

 

En la tradición pedagógica y del pensamiento filosófico cubano del Siglo XIX quedó recogido el deseo de los grandes maestros y figuras patrióticas de educar a los futuros ciudadanos en una cultura de respeto y tolerancia.

 

La educación cubana defiende el derecho de contribuir a la construcción de una sociedad portadora de valores éticos en un marco de paz, solidaridad, equidad, soberanía e independencia. Su visión social, política y económica se origina en un humanismo comprometido con el proyecto de liberación nacional y humana que el Padre Varela forjó hace más de un siglo, y que aún hoy tiene vigencia. El iniciador de la educación para todos, expresó:

 

“La necesidad de instruir a un pueblo es como la de darle de comer, que no admite demora...”. "Quién puede negar que es más ilustrado un pueblo en que todos saben leer y escribir".

 

Desde estas posiciones aplicado a la pedagogía, permite a los maestros aproximarse a una comprensión de la práctica educativa más integradora, que les posibilita tener una visión más integradora del propio proceso pedagógico, en cuanto a los procesos instructivos y educativos; también tener una comprensión del vínculo de la teoría y la práctica, de los conocimientos y su aplicación en la vida, en la enseñanza y el aprendizaje.

 

La relación entre los enfoques ético y humanista, para la formación de competencias desde una concepción pedagógica más amplia, en las que los contenidos de la enseñanza, tales como los conocimientos, las habilidades y los valores, se reviertan en los modos de pensar y de actuación de los estudiantes, según los objetivos propuestos en cada asignatura o disciplina del grado escolar correspondiente.

 

Como campaña internacional colaborativa, la Educación por la Paz,  es una iniciativa que pretende la representación simbólica virtual, de la creación de un bosque sembrado por árboles de olivos, planta que se destaca por su simbolismo de paz y unidad para diversas religiones; promoviendo la amistad, la integración y el respeto. Esta iniciativa es apoyada por el Papa Francisco, quien fue el encargado, desde el Vaticano, de plantar el primer árbol del Olivo virtual en el Bosque de la Paz.

 

En tanto, la Cultura de Paz, presupone resolver por vía pacífica la contraposición de intereses entre personas, grupos o entre las diferentes formas de entender el mundo; es al mismo tiempo, brindar una adecuada formación de paz; por tanto, la sociedad, desde los diferentes ámbitos implicados y desde su capacidad educadora, también deben incidir y apoyar los proyectos y programas educativos formales.

 

Se trata de un proceso lento que presupone un cambio de mentalidad individual y colectiva; en este cambio la educación tiene un papel importante desde las aulas, en la construcción de los valores de los que serán futuros ciudadanos y esto permite una evolución del pensamiento social. En este sentido, los cambios evolutivos, aunque lentos, son los que tienen un carácter más irreversible, pues da como resultado, nuevas formas de pensar; de ahí que la Educación Cubana alcanza su universalización plena para niveles de desarrollo superiores.

 

Recientemente se celebró en Milán, Italia, la Primera Conferencia Internacional de Ministros de Cultura, en la que examinó la forma en que la cultura puede servir como herramienta para mejorar las respuestas estratégicas y de paz; también se resaltó el papel de la cultura como puente de diálogo, además como mecanismo de lucha contra el tráfico de obras de arte y el terrorismo, para garantizar la protección del patrimonio mundial. 

 

El Ministro de Cultura de Cuba, Julián González, en su intervención en ese cónclave,   significó los esfuerzos que realiza la nación para garantizar el acceso a la educación y la cultura, junto a la formación de profesionales; además de la contribución que ofrece a países de menos desarrollo en la preservación de su patrimonio cultural. A tono con los temas abordados, el titular cubano suscribió el texto de la Declaración Final, que enfatiza el sostén del diálogo, el respeto a la diversidad, y la preservación del patrimonio cultural mundial.

 

Al decir de la UNESCO… “Cuando la cultura es atacada, la posibilidad de diálogo y de creación de la paz también se ve amenazada. La cultura es mucho más que edificios y piedras, es identidad y valores. La cultura forma parte del camino hacia el desarrollo y la paz sostenible…”,y como definición señala El futuro empieza con el alfabeto.

 

Expresión de la contribución cubana, reconocido por la UNESCO con el Premio Rey Sejong, son los más de treinta países beneficiados por el programa de alfabetización Yo sí puedo, y que luego continuaron hacia la gran meta de ser declarados libre de analfabetismo. De igual forma trabajamos por la preservación y salvaguardia de lo más autóctono de nuestra historia, educación y cultura, sinónimos de Identidad Nacional.

 

En esta nueva fecha Internacional por la Paz, recordemos al prócer mejicano Benito Juárez, quien dejó para la posteridad esta joya:

 

“Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. 

 

Con visión futurista, el apóstol de Cuba, José Martí señaló:

 

El pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos, en la introducción del  pensamiento y en la dirección de los sentimientos”… “Porque la cultura es también en los sentimientos y emociones, es pensamiento, se refleja y expresa en el arte”.

 

Finalizamos con las palabras reflexivas de nuestro Líder histórico Fidel Castro Ruz, que entrañan el reconocimiento de la necesidad de generar una cultura de paz como parte de una adecuada formación ciudadana:

 

“Educar es sembrar valores, inculcar y desarrollar sentimientos, transformar a las criaturas que vienen al mundo con imperativos de la naturaleza, muchas veces contradictorios con las virtudes que más apreciamos, como solidaridad, desprendimiento, valentía, fraternidad y otras”. 

 

“Si la educación es atractiva, la cultura forma parte de la educación; las mejores obras culturales, las mejores creaciones artísticas del hombre y de la humanidad, forman parte de la educación”.

 

“La calidad de vida está en los conocimientos, en la cultura”

 

“Si no hay desarrollo y un mínimo de justicia para los Pueblos, tampoco habrá paz.

 

 

 

Compilación de Francis Lovell Crawford.

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 


<< Volver Atrás

Deja tus comentarios

Post comment as a guest

0 / 900 Restricción de Carateres
El texto debe estar entre 10-900 caracteres
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

¨La justicia primero, el arte después. ¡Ha triunfado la justicia! ¡Adelante el arte!¨
José Martí