Ortodecimante. Salvaguardia de cubanía

 

El pasado 5 de agosto recibimos un precioso regalo, no sólo los cubanos, sino también todos los que en este lado del mundo o en otros, compartimos esta bella y complicada lengua que unos ubican su origen en Castilla, pero para hablar en buen cubano todos conocemos simplemente como español.

 

Es un regalo de incalculable valor, que no solo propone promover las reglas básicas de la ortografía de una lengua usada por más del 20% de los habitantes del planeta, sino, como vehículo a transitar por una de las tradiciones más ricas de nuestro acervo cultural; la décima cantada.

 

Si a esta intención sumamos que fueron niños los protagonistas, que hicieron florecer las semillitas sembradas por el pedagogo tunero Guillermo Castillo, podemos asegurar que nuestra cultura esta salvada; que la cubanía se fortalece en cada icono identificado  y apropiado por las jóvenes generaciones.

 

En conversación con el autor del proyecto, este expresó: que siendo profundamente martiano, entendió  la importancia de las tradiciones  para el crecimiento del individuo y quiso contribuir a la propagación de una tradición tan linda como inteligente para el pueblo de Cuba, de la que generalmente se desconocía, y que podía aportar a los saberes humanos. Con este propósito y pensando en nuestra lengua materna, concibió un modo de enfrentar  este problema de todos que es la ortografía y es así que nació el proyecto de Ortodecimante

 

Desde su perspectiva como maestro de la enseñanza primaria, entendió las potencialidades que hay en los jóvenes y se dio a la tarea de crear un aula con jóvenes poetas, con el propósito  de utilizar estas singulares estrofas, como un recurso inteligente para formar talentos. De ese modo, cuántas habilidades intelectuales convergen, para que un paisaje real o virtual pueda convertirse en una  imagen  poética o en una estrofa  bellamente concebida.

 

Barbarito Torres, prestigioso cultor de la música tradicional cubana, respondió vivaz ante el llamado a contribuir a la realización del proyecto, porque ama la música campesina y nació prácticamente con ella, aunque hace más de 10 años que no la toca. Integrante del proyecto Buena Vista Social Club, argumentó... “Saque mi instrumento de  música campesina para hacer música bailable, pero cuando llevas un tiempo sin hacer música campesina se pierden habilidades; a esto se suma que en este proyecto, los niños son los cantores, lo que hizo más complejo el proceso, pues hubo que ser muy cuidadoso. Toque el punto un poco más atrás, recreando mucho más los arpegios, como cajita de música, buscando una sonoridad más adecuada a sus características”.

 

Torres pensó que pasaría mucho trabajo en el momento de las grabaciones,  pero le sorprendió la disciplina de todos, su receptividad y respuestas a todas las indicaciones, teniendo  en cuenta que por primera vez se enfrentaban a un micrófono; jugó con ellos antes de iniciar el proceso de grabación para que se relajaran y entraran en confianza, para disminuir las tensiones y así salió el disco.

 

Por su parte, Sonia Pérez Cassola, musicóloga, miembro del Grupo Guijarro y una de las gestoras del disco, explicó que la música se concibió a partir de la búsqueda de un portador del género en la provincia de Cienfuegos, con los instrumentos típicos como el Tres, el Laúd y la percusión ligera. Señaló que decidieron buscar niños practicantes del género en todo el país y se sorprendieron al descubrir niños que ya eran poetas improvisadores, por lo que sus creaciones se incorporaron  al disco. 

 

Siguiendo su explicación, Pérez Cassola detalló la relación con la diversidad de tonadas, puntos cruzados, simple, compuesto; y agregó que hubo un niño que incorporó una tonada desconocida, la Tonada de la Resonancia, del municipio Amancio en Las Tunas. En realidad fue un trabajo musical muy fino, muy meticuloso en el acompañamiento de esas tonadas; fue la gran novedad.

 

A manera de información general, Patricia Tápanes, Coordinadora del Grupo Guijarro expresó que este producto será el testimonio de lo que esta generación  de cubanos hizo por la preservación de la lengua materna para las futuras generaciones. El álbum es una manera de hacer conocer una tradición pura de Cuba, introducirla en espacios en que no se conoce o se tiene una mala imagen. El objetivo ahora es socializarlo y por tanto, ya se encuentra en las tiendas de todo el país; aunque el precio es alto, se están haciendo coordinaciones para que lleguen ejemplares a todas las Bibliotecas del país y a las Casas de Cultura; de esta forma puede llegar a más personas para apreciarlo y consultarlo.

 

Al mismo tiempo los representantes de Bis-Music y ARTEX, señalaron que el propósito de la producción de este volumen fue integrarlo al proceso de Salvaguardia del Patrimonio Musical de la Nación, y reafirmaron, que con el Premio obtenido en el  CUBADISCO 2015,  esperan que al menos sea nominado para un Grammy Latino.

 

Por: MSc. Felipa Gálvez

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

 

 

 


<< Volver Atrás