La creatividad desde Rafael Zamarripa

Una trayectoria se marca no solo por los años que un artista dedica a su oficio, sino también por los logros evidenciados en su entorno inmediato, las gestiones que quedan instituidas dentro de un sistema como pautas o caminos a seguir y que representan referentes importantes para los artistas y profesionales en formación así como en la comprensión de la gente que las aprendió directamente de él, que las reconoce, entiende y aplica en la resolución de sus actividades empleándolas creativamente para su desempeño artístico dentro de sus contextos individuales.

 

 La creatividad es definida como un proceso o facultad que permite hallar relaciones y soluciones novedosas partiendo de informaciones ya conocidas; abarca no solo la posibilidad de solucionar un problema ya conocido, sino también implica la posibilidad de descubrir un problema allí donde el resto de las personas no lo ven. A nivel individual, social o a nivel de la humanidad, se han mostrado resultados de una actividad creativa y en cada caso el proceso resulta distinto por la experiencia que en su conocimiento el individuo tiene para sus propias respuestas.

 

La experiencia estética del proceso creador que implica llevar una imagen, idea o concepto que está internamente motivado por percepciones o sentimientos generando incógnitas e inquietudes, promueven la investigación y profundización de éstos momentos para poder pasar de lo intangible a lo tangible.

 

Dicho lo anterior, podríamos definir así a Rafael Zamarripa, quien  ha trabajado durante más de treinta años buscando sus propios procesos para encontrar soluciones a sus inquietudes y los caminos han sido en cada caso distintos, pero todos han desembocado en propuestas de lo que su necesidad de expresión dicta para ser satisfecha ante su tarea como coreógrafo de la Danza en Colima.

 

La incógnita muy particular acerca de su trabajo me lleva a pensar: ¿cómo es que un artista como Rafael Zamarripa vive su proceso creativo?, ¿bajo qué líneas personales se conduce durante él?, ¿a qué obedece su trabajo creativo y como lo conduce una vez que lo transmite a sus estudiantes?

 

Un trabajo complejo el tratar de encontrar un proceso tan subjetivo definido como una fórmula que deba ser respetada en orden y forma entendiendo que el proceso es propio de cada persona e incluso distinto en cada abordaje; sin embargo, es interesante observar como éste artista  va encontrando los ingredientes y sus interconexiones para hacer sus propuestas, conocer su experiencia con distintas generaciones de artistas con características potencialmente aprovechables.

 

 La creatividad no es sólo un pensamiento original y diferente, no es sólo la generación de nuevas ideas y conceptos o la asociación de ellas; la creatividad y las personas creativas son reconocidas por entidades, aceptadas por la sociedad como una solución, producto o personalidad diferente e innovadora.

 

El camino recorrido por Rafael Zamarripa dentro del arte se puede observar desde su infancia, en palabras de él, su contacto se genera  desde su hogar, por un lado su padre pintor empírico y su madre pianista, compartían su placer artístico y creativo con sus hijos y de alguna manera fueron estableciendo en sus conductas esa capacidad de apreciar y disfrutar el arte y futuramente reconocerlo como una necesidad que fue conduciendo su modus vivendus.

 

El mismo Zamarripa menciona que es en ese primer contexto donde comienza a desarrollar su sensibilidad, considerase un artista de nacimiento y que gracias  a la influencia familiar es que la  ha aprendido a utilizar cada vez así como ha aprendido a entender sobre la música y sus características y sobre las imágenes, mismas que comienza a estudiar en su inmediata carrera de escultor y pintor[1]  y que posteriormente se manifiestan en sus propuestas escénicas. 

 

Desde sus inicios en la danza se ha visto en la necesidad de hacer material que sus compañías puedan representar y desarrollar para su desempeño, éste material siempre ha estado en función de las características de sus integrantes, sus capacidades, sus necesidades y sus aptitudes; con ellas el maestro ha establecido un estilo muy particular gracias a la constante investigación que, al denotarse en el escenario, ha dejado huella de su arte y ha inspirado a la identidad de los integrantes que confluyen con sus propuestas.

 

Al cabo del tiempo no solo los integrantes de la compañía sino el gremio dancístico, ha reconocido las propuestas del maestro Zamarripa por su valor artístico e histórico  que ha trascendido y se ha propagado a otras latitudes, desde sus propuestas hasta sus sistemas de enseñanza donde han encontrado bondades importantes para ser utilizadas en pro del enriquecimiento artístico.

 

La capacidad de ser creativo atiende a establecer sistemas que ordenen la información que se integra a nuestro conocimiento, por lo tanto, la utilización de destrezas que encaminen esa información van a variar en cada individuo de acuerdo a su experiencia y necesidad. Sin duda alguna la percepción es la entrada de esa información, los sentidos su conducto y a partir de allí el artista utiliza sus propios métodos o técnicas para definir tanto el camino que va a seguir para estudiar su propuesta como la forma en la que terminará su proceso con su puesta en escena.

 

 

“Hay cosas que tengo nociones pero hay otras que las veo muy claras, La Marcela, es una coreografía que  yo, en cuanto escuché la melodía de los cantos Cardenches de la Laguna*, yo escuché una melodía que me transportó y que en cuanto la escuché yo ya estaba haciendo la coreografía, y no porque yo sea un genio sino porque soy una gente que siente mucho la música…”

 

La ley del signo emocional general que establece Vigotsky[2] habla de cómo el factor emocional tiene injerencia en la actividad creadora y cómo las impresiones, como en éste caso Rafael Zamarripa manifiesta, van generando representaciones dentro de su imaginación con las que organiza la coreografía bajo una estructura emocional de hacer su propia historia, su interpretación de lo que la música está motivando dentro de su sentir.

 

La construcción de motivos o acciones que funcionen como hilo conductor de las piezas que aisladamente se van construyendo, forman parte de lo que Edward de Bono menciona como movimiento, una operación mental en la que el cerebro actúa como un sistema auto organizado permitiendo que las pautas o caminos se identifiquen juiciosamente percibiendo la pauta indicada y verificando que sea la adecuada, que exista concordancia con la finalidad de la propuesta establecida; ya que el movimiento implica dejar fluir las posibles rutas de estas pautas establecidas, el creador tiene la habilidad de advertirlas y reflexionarlas para  su aprovechamiento y reestructuración.

 

Por otro lado, Rafael Zamarripa procura siempre que sus propuestas coreográficas sean auténticas, que no se parezcan a otras anteriores en su carrera y hace uso de su percepción para identificar las características de sus artistas  reconociendo personalidades y aptitudes artísticas en ellos que le  sugieren de alguna manera, el tipo de material para trabajar, la búsqueda de los medios para investigar e ir haciendo combinaciones de sus hallazgos con una realidad posible, la profunda investigación para asirse de las herramientas que apoyen su proceso creativo, el análisis de lo que quiere decir y el resultado del material con una  personalidad propia.

 

“Yo todo lo que hago está pensado para la gente que me rodea, para los artistas, para los bailarines, para los cantantes, los músicos que me rodean, yo preparo un material coreográfico en el que los intérpretes se sientan muy bien… observo el material humano que tengo, los compañeros que me rodean y, de acuerdo a la facilidad que tienen de expresión, al talento que tienen, creo un personaje, creo un ambiente para que se destaquen…,pero seguramente encontraré la manera de tenerlo siempre a él en el lugar que se merece y siempre estaré buscando cómo complementar su deseo de interpretar”…

 

Ahora bien, las soluciones que hay que buscar para mostrar un trabajo con coherencia en escena también requiere de experiencia y de experimento, considerar las posibilidades y explorarlas para observar las más pertinentes conforman esa diversidad de experiencias del artista y ofrecen  “provocaciones” como menciona Edward de Bono, para encontrar solución; en éste caso, la técnica del foco sobre la diferencia representa eso, poner bajo la lupa las adecuaciones sobre distintas posibles soluciones en mayor o menor grado para un resultado deseado, como  lo manifiesta Rafael Zamarripa en su coreografía de Perro de Fuego.

 

En el documento de mentes creativas de Howard Gardner, C.J. Jung señala que la creación es producto de una necesidad interior y que la mente creativa juega con los objetos que ama; inmediatamente esto me remonta a lo que Rafael Zamarripa concibe dentro de su proceso creativo para cobijar su propuesta, la cual  tiene una personalidad escénica como el vestuario, la escenografía y la iluminación que  conjuga de manera lógica tras un razonamiento minucioso que intenciona siempre la creación de ambientes.

 

El tomar en cuenta lo que se quiere decir con la propuesta y respaldar las sensaciones de estados de ánimo en la obra, van siempre concatenados en la iluminación de la obra de Rafael Zamarripa, a diferencia de otros artistas, él considera indispensable lograr ambientes de penumbra, de tiniebla, de claridad, etc., y jugar con esos estados de ánimo que obedecen a la reacción estética de su obra, su coreografía permite saborear un espacio y un tiempo, sensaciones   y emociones estéticas  bajo su peculiar personalidad.

 

Así Rafael Zamarripa vive constantes restructuraciones dentro de sus procesos creativos, su necesidad siempre le está prescribiendo búsqueda, provocaciones,  inspiraciones para entenderse y desenvolverse con mayor libertad, aprovechando las bondades de su contexto, su material humano y artístico.

 

Si tomamos en cuenta las fases o etapas de la creatividad, Rafael Zamarripa  las vive y las aborda, las dispara o las silencia tanto como su sensibilidad, experiencia y motivación le dictan y al final de su propio proceso entiende y aprende para sí, enriqueciendo su nueva realidad, su labor artística la define apasionada, exigente y comprometida, comprometida con todos los que se involucran con él y con su  trabajo y partiendo de éstas premisas, embona todas sus piezas para obtener productos que le satisfacen su necesidad de expresión, la necesidad de interpretación de sus artistas colaboradores y co creadores de su obra, generando precedentes y referentes importantes para sus futuros trabajos creativos.

 

 Cada una de sus obras son diferentes entre sí porque desde su nacimiento él busca nuevos caminos y deja que muchos acontecimientos fluyan dentro de su proceso como generadores de nuevas interconexiones de sus ideas; al mismo tiempo mantiene una constante motivación en su equipo artístico al transmitir su total compromiso y pasión con su obra entendiendo, que no puede haber medias tintas, que su arte obedece a la búsqueda de la excelencia y que cada proceso es importante vivirlo y aprender de él.

 

Vivir y experimentar el proceso creativo que él desarrolla con sus propuestas, puede significar un enriquecimiento importante para cualquier artista, en mi caso muy particular, como referente para atender el que  dispara  mi necesidad creativa y que puede sujetarse a evaluación o simplemente al aprendizaje a partir de la experiencia de un artista potencialmente creativo como lo es Rafael Zamarripa.

 

Nota al pie.

 

“Personaje de actividades múltiples, Rafael Zamarripa marca una ruta para los creadores mexicanos. Invade con danza primero un estado de la República, luego al país en su totalidad y sale al mundo para llenar a México de honores”… Guillermina Bravo.

 

 Bibliografía mínima.

Arnheim, R. (1986). Hacía una psicología del arte y entropía. Alianza forma.

Bono, E. d. (2012). El pensamiento creativo, el poder del pensamiento lateral para la creación de nuevas ideas. Paidós.

Humphrey, D. (1972). El arte de componer una danza. Edición Revolucionaria

Gardner, H. (s.f.). Creatividad. La Habana, Ciudad de la Habana, Cuba.

Gardner, H. (s.f.). Mentes Creativas.

Julián Betancourt M., F. C. (1993). La creatividad y sus implicaciones ¿porqué, para qué y cómo alcanzar la calidad? Academia.

 

Una colaboración de Zoraida Cruz Andrade. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Maestrante del ISA de Cuba.

Profesora y Bailarina del Ballet Folklórico de la Universidad de Colima, Méjico.



 

 


<< Volver Atrás

Deja tus comentarios

Post comment as a guest

0 / 900 Restricción de Carateres
El texto debe estar entre 10-900 caracteres
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

¨Saber leer es saber andar; saber escribir es saber ascender¨
José Martí