Fiesta Patronal de la Virgen de Regla

Entre las festividades religiosas más reconocidas está el culto a la Virgen de Regla, el 8 de septiembre. De esta santidad se dice que San Agustín el africano, Obispo de Niponia, que nació en Lagaste, África y vivió por los años 360 al 436, ordenó tallar la figura de la virgen con el color negro, de acuerdo a la tez de los africanos.

 

Desde el momento en que la virgen se trasladó de Andalucía a Cuba y tuvo su ermita en pie, se ramificó el espíritu público de su devoción. El 26 de diciembre de ese mismo año fue de gran fiesta en Regla; allí, delante de la bendita imagen, se le impuso la llave simbólica como Patrona y Gobernadora de la Habana.

 

La Parroquia de Regla se creó en 1811, en septiembre. Se inauguró el día 8 de ese año, en esa fiesta predicó el presbítero Félix Varela. Alrededor del santuario se improvisó un pueblo que se dedicó a confeccionar dulces y otros alimentos para expender a los que venían a la feria. Los devotos ofrecían sus tributos tales como; carneros, bueyes, chivos y vasijas de plata.

 

El día 8 de septiembre era el rito cristiano, la forma tradicional de lucimiento; la Gran Fiesta de la Virgen de Regla. La nación entera estaba representada en el pueblo de Regla. Era un vibrar del alma popular cubana. En la noche del ocho al nueve, se velaba y esperaba el momento de Yemayá, pues la Virgen de Regla y esta última, aparecían juntas y separadas. Luego del recorrido al cementerio para saludar a los difuntos y ejecutar el despojo, culminaba la fiesta, pues los tambores sagrados con las imágenes en los santuarios de los cabildos, se guardaban.

 

En 1946 la Virgen de Regla fue bajada a tierra, se renovó su patronato, y se le colocó la llave simbólica.

El culto y la festividad a la Virgen de Regla se extendieron con el tiempo a toda la nación. Son miles de fieles, que todos los días ocho, van a postrarse ante la imagen venerada de la Madre de Dios. Desde las primeras horas de la mañana, hasta las diez de la noche, entre cuatro o cinco mil personas visitan el santuario de Regla, en muchos casos llevando agua bendita.

 

 Dirección de Estudios Socioculturales


<< Volver Atrás

¨No debe empañarse la inteligencia con el olvido de la virtud¨
José Martí