En San Luis su gente salvaguardia las tradiciones

En el extremo occidental de Cuba, específicamente en San Luis, perteneciente a la provincia Pinar del Río, se celebra la Semana de la Cultura, entre los días 15 y 19 de Agosto de cada año.

 

 Allá en ese lugar donde sus moradores reconocen el verdadero sello identitario que le pertenece por herencia y donde existen dos joyas del Patrimonio cultural de la Nación, una de estirpe campesina, el grupo de música “Alborada Musical”  y otra que pertenece a la influencia del legado africano de la cultura cubana; el grupo músico-danzario “Tambor Yuka de Barbacoa”, desfilan elementos carnavalescos creadas por Instructores de Arte para destacar esta festividad.

 

 Las actividades campesinas tambien estuvieron presentes en las diferentes comunidades y asentamientos del territorio. Poetas, repentistas y tonadistas asediaron cada lugar con sus improvisadas interpretaciones; una de las más visitadas fue la de las -Peleas de Gallo-, demostrando ser entre las tradiciones más populosas de la región.

 

 En la noche del 16 de Agosto, se celebró -el Cabildo-, protagonizado por el Tambor Yuka de Barbacoa, acompañadas por bellas y elegantes señoritas con lujosos trajes que disimulan las tradiciones en la época colonial. Al día siguiente se realizó la “Noche de la música”, con un desfile de aficionados al arte en las manifestaciones de danza y música que deleitó a los miles de espectadores. El movimiento de Artistas aficionados tomó el protagonismo de esta fiesta que es siempre en la segunda quincena de  agosto, a propósito de la declaración de San Luis como municipio y a la celebración del Santo Patrón.

 

Las verbenas sanluiseñas fueron unas de las primeras que incorporaron elementos carnavalescos a estas fiestas; por ejemplo se destacaron por su organización, originalidad y ejecución, las comparsas: “Los Marqueses”,  “Los Piratas” y la “Jardinera”.Ese pueblo pinareño, protagonista y hacedor de todos los procesos identitarios,  conserva en la totalidad de sus viviendas los techos de tejas criollas, que confirma su existencia desde el Siglo XVIII, muestra evidente del esfuerzo por salvaguardar sus ricas tradiciones. Intervienen en este empeño, aficionados al arte, instructores de arte, promotores culturales, artistas profesionales, intelectuales, escritores, especialistas, así como los directivos y especialistas  de las diversas instituciones culturales.

 

 Sobradas razones, entonces para festejar y expresar los sentimientos patrióticos y de pertenencia cada agosto.

 

 Por: Rafael Lara Gonzáles

             email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


<< Volver Atrás