Gangá de Perico

 

Único grupo de su género en Cuba, reconocido como aficionado el 20 de junio de 1983. Provienen de la Casa Templo de Linda Diago; su fundadora. Radica en calle  Pedro Arrieta, 45 A, entre Fresneda y Suárez, Perico. Sus primeros fundadores fueron Linda Diago, Leonor Mora, Magdalena Mora, Sonia Won, Virginia Hernández, Kito, entre otros.

En sus inicios estuvo formado netamente por descendientes de la etnia bulom (denominada en Cuba gangá), incorporándose posteriormente lucumí y arará, aceptando estos todos los rituales y mandamientos del gangá. Se ha mantenido las tradiciones legítimas legadas por sus ancestros. Dentro de sus fiestas principales tenemos 16 y 17 de diciembre, Yebbé (San Lázaro) y 20 de octubre, Oyá.

Cabe destacar que esta tradición mantiene vivo los 17 de diciembre como su santo patrón una procesión en la que todos los desperdicios de animales utilizados en su ceremonia son depositados en un pozo ciego radicado en la Finca “Santa Elena” (primer asentamiento gangá en la localidad). Esto tiene su fundamentación en una leyenda que cuenta que todo se puede comer excepto los huesos y las vísceras, estas le pertenecen a los Orichas. Su repertorio es basado en Orum, donde se le canta y baila para Yebbé, Mamba, la Vieja, Oyá, Obbé, Elegguá, Ochún y Oggún. Está integrado por 13 personas.

De manera general, gangá es una denominación étnica referida también como gagar, ganga, o gragá, relacionada con un topónimo identificable con Gbangá, (Gbangba) con Wangará, de Sierra Leona, desde donde fueron introducidos diversos esclavos identificados en Cuba como de origen bulom, cono, ebrié, gbandi, gola, kisi, kru, loma, mani y vai, principalmente. Esta misma denominación se aplica a tres tambores bimembranófonos, con parches atados con tirantes de cáñamo, sujetos a la caja de resonancia mediante bandas transversales que la enlazan. Durante la ejecución se colocan horizontalmente y se emplea un solo parche. Los tambores llamados caja y mula se percuten con dos palos; mientras que el llamado cachimbo se percute con un solo palo y la palma de la mano; su práctica religiosa también se conoce como culto gangá.

La religión Gangá es netamente cerrada, pasa de generación en generación, es decir, de padres a hijos, la practican familiares y personas muy cercanas a ellas. En ella predominan las mujeres como principales oficiantes del culto. Estos esclavos fueron ubicados al llegar a la Provincia de Matanzas en el Ingenio “Santa Elena” en el Municipio de Perico.

Al abolirse la esclavitud se trasladaron al pueblo, en la calle Clemente Gómez, esquina González, donde permanecieron alrededor de 60 años. Después se asentaron en la calle San Juan, donde hoy es el Templo Gangá, se acompañan musicalmente de una trilogía de tambores, la caja, el más grande, la mula, el mediano y el cachimbo, el más pequeño, además utilizan una campana y dos maracas, cada deidad posee más de un canto, unos mas  lentos y otros mas rápidos.

Están los cantos de muertos y los cantos festivos, mientras la danza es un conjunto de bailes que representan a los diferentes orichas: Gueguá, orín, yeyé, obbí, la vieja, mamba, oyá y yerbé). El grupo Gangá Longobá es el único en Cuba y ha conservado sus tradiciones expresivas y culturales durante más de un siglo. Sus principales Reconocimientos y Distinciones son: Distinción Movimientote Artistas Aficionados por la calidad. Premio Cultura Comunitaria 2004. Distinción por la Cultura Nacional y Premio  Nacional “Memoria Viva”.

Dirección de Socioculturales / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 
<< Volver Atrás